Limpieza dental en Monachil

La limpieza dental elimina la placa bacteriana bucal, una buena higiene es primordial para mantener la salud de los dientes y encías, y más aún cuando somos portadores de prótesis o implantes, por ello es importante realizarse limpiezas dentales periódicamente.

Para ello, nuestros dentistas en Monachil ofrece su mejor técnica en la tartrectomía o eliminación del sarro, comúnmente llamada limpieza dental, así como en el raspado del surco gingival y alisado radicular. La profilaxis y educación en higiene oral son básicas para motivar a nuestro paciente y así conseguir que mantenga bien su higiene bucodental. También se enseña la técnica correcta y personalizada de cepillado y pautas de higiene rutinarias a adquirir.

¿En qué consiste la limpieza dental?

Después de una completa exploración , el dentista comienza la limpieza dental en Monachil mediante la eliminación del sarro que se encuentra localizado por encima de la línea de las encías y para llevar a cabo este proceso se utiliza una punta de ultrasonidos.

Una vez que se ha conseguido eliminar esta placa toca proceder a la retirada de los depósitos subgingivales, es decir aquellos que se encuentran por debajo de la línea de las encías y que no son visibles.

Finalmente el último paso del proceso de la profilaxis es el pulido de la superficie de los dientes y que tiene lugar con una copa de goma o bien con cepillos especiales, un proceso que nos permitirá que la superficie dental quede totalmente lisa y además se conseguirá eliminar las manchas extrínsecas localizadas en el esmalte dental.

¿Cuándo se debe realizar una limpieza dental?

Está indicado realizar una limpieza dental al año, aunque, en algunos casos su dentista en Monachil puede recomendar una limpieza dental cada 6 meses. La limpieza dental es un tratamiento rápido, indoloro y no desgasta los dientes, además tiene un precio muy ecónomico.

Se usa diverso instrumental (ultrasonidos, curetas, cepillo eléctrico) para limpiar los dientes, eliminar el sarro y la placa acumulados en la unión del diente con la encía. Si sus encías son delicadas, tras la limpieza, puede notar una ligera sensibilidad a los cambios térmicos, que desaparecerá en pocos días.